Responsabilidad Social Corporativa: el eslabón transparente

Responsabilidad Social Corporativa: el eslabón transparente

Una empresa se debe a sus objetivos. Entre ellos está el de su rendimiento económico. Se deben tener beneficios para que la compañía pueda continuar su marcha. Pero las empresas cumplen también una función social que es bien percibida por todos y que vale la pena fomentar. Esa labor tiene que ver con sus trabajadores, pero también con sus familiares, con la población en la que desarrolla sus actividades y ¿por qué no?, con otras causas dignas que hay en el mundo.

Una buena correa de transmisión para acceder a esos proyectos en los que se ayuda a personas necesitadas en el mundo, son las fundaciones benéficas. Sin embargo, estas encuentran su mayor handicap en la financiación de las tareas que emprenden por todo el mundo.

El deber de ayuda de una empresa y las necesidades de las entidades que llevan a cabo esos proyectos casa a la perfección. Porque ayudar a los que más lo necesitan no entiende de excusas.

La Fundación Benéfica Napardi quiere erigirse como el eslabón transparente entre las empresas y los necesitados. Para poder llevar a cabo los proyectos en los que se embarca cuenta con recursos propios y con la red de ayuda de particulares, pero las empresas también pueden poner su granito de arena. La captación de fondos es fundamental para que sobrevivan los proyectos y culminen con éxitos.

Con ello, las empresas cumplen con lo que se ha dado a llamar Responsabilidad Social Corporativa. El Observatorio público que vela por este aspecto la define como la “forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medio ambiente y sobre la sociedad en general.”

No se trata sólo de cumplir con la legislación, sino de devolver al planeta lo que nos da, de agradecer la fortuna por la buena marcha de la compañía.

Otra de las ventajas de la colaboración a la que nos referimos tiene que ver con los beneficios que la difusión de esos echos tiene para la empresa. Estos eventos suelen suscitar el interés, por otra parte entendible, de los medios de comunicación. Estos son una vía directa de acceso a la sociedad, que asociará el nombre de la empresa al de una, o muchas, buenas causas.

Además de una buena herramienta de marketing y promoción, de notoriedad y presencia de la marca, es posible acceder a beneficios fiscales. Las cantidades aportadas a los distintos proyectos que emprende la Fundación Benéfica Napardi son desgravables. Eso, sin duda, ayuda a compensar el esfuerzo loable que hacen las empresas por mejorar este mundo.

Es, por lo tanto, una cuestión en la que todos ganan. Nuestra fundación benéfica consigue fondos para seguir trabajando en ayudar a los más necesitados. A personas enfermas que no se pueden valer por sí mismas, a combatir la desnutrición y a llevar a cabo muchas otras iniciativas en colaboración con centros y personas inspiradas por ayudar a los demás. Por otro lado, la empresa colaboradora consigue notoriedad y compensación vía impuestos. Además, la sociedad en general, recibe poco a poco un mundo cada vez mejor.

Dejar un comentario

Su email no será público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar